Obispado de Albacete
Portal de transparencia

Ermitas y Santuarios

  • Santuario Santo Cristo del Sahuco

    Parroquia y Colonia de Campamentos en la aldea del Sahuco (Peñas de San Pedro).

    La fiesta es el lunes de Pentecostés por la tarde con la llevada del Cristo del Sahuco a Peñas. Misa en el Sahuco a las 17.00 horas y en Peñas a las 20.00 horas. Traída del Cristo desde Peñas a su Santuario, el 28 de agosto por la mañana. Misa de despedida en Peñas a las 6 de la mañana y en el Sahuco a las 9 horas

    Cuando hablamos del Santo Cristo del Sahúco estamos hablando de uno de los cultos más importantes de la provincia de Albacete. Hablamos de fe, encuentro, promesa, tradición, esfuerzo, devoción, esperanza, oración, vida, caridad...

    El Sahúco se encuentra a quince kilómetros de Peñas por carretera hacia poniente y que alberga el Santuario dedicado a la imagen del Crucificado más importante de la provincia y el que da origen a una de las manifestaciones religiosas más originales de Albacete.

    Más información en www.parroquiapenasdesanpedro.org.

  • Ermita de la Virgen del Rosario de Hellín

    La devoción en Hellín por Ntra. Sra. del Rosario arranca con la Reconquista de la ciudad a manos de las tropas castellanas en 1266. El ejército cristiano llegó acompañado de frailes dominicos, los cuales venían difundiendo el culto a esta  advocación mariana por todos los territorios levantinos ganados a los musulmanes. Pronto fué erigido un templo en su honor y, a finales del siglo XVI, ya consta la existencia de una importante cofradía bajo su patronazgo que aún hoy sigue en activo.

    Sus fiestas se celebran la primera semana de octubre enmarcadas en la tradicional Feria del Rosario, de gran renombre en toda la zona. También se realiza una multitudinaria ofrenda floral a la patrona cada 31 de mayo, con motivo del aniversario de su Coronación.

    Más información en www.cofradiadelrosario.org.

  • Santuario de Belén en Almansa

    El santuario nace con la Virgen. Ambos aparecen el la historia de Almansa en el mismo año. Ello es debido a la  devoción se le tiene a la Virgen desde finales del siglo XV o principios del XVI.

    La Virgen, tal como la conocemos ahora, es una imagen realizada por el escultor valenciano Rafael Bargues, después de la Guerra Civil. Ya que la anterior imagen fue quemada en dicha contienda nueve días después de su traslado al Ayuntamiento por milicianos armados que la custodiaban y entre aclamaciones y vitores.

    Su coronación como Patrona de esta ciudad fue el día 5 de mayo de 1925. Para dicha coronación se realizaron diversos actos, enseres (manto, coronas para la Virgen y el Niño, aureola y rostrillo para la Virgen) y otros proyectos.

  • Santuario de Ntra. Sra. de Gracia en Caudete

    Es un templo de estilo barroco levantino, construido entre 1741 y 1758, sobre otro anterior de menores dimensiones.

    Según cuenta la tradición religiosa, la Virgen de Gracia se apareció a un pastor en 1414. Este hecho y el hallazgo de las imágenes de la Virgen y San Blas están narrados en el retablo del templo, con pinturas al óleo, reproducción de las originarias del s. XVIII, hoy desaparecidas.

    La imagen de la Virgen de Gracia, talla del s. XV, fue coronada canónicamente en 1907, y desapareció entre las llamas, al comienzo de la contienda civil en julio de 1936. Después de la guerra, en 1941, buscando el máximo parecido con la primera Imagen, el escultor caudetano D. Miguel Bañón Díaz talla una nueva Imagen que preside dicho templo y es centro de las Fiestas de Moros y Cristianos que el pueblo de Caudete dedica cada año a su Patrona, del 6 al 10 de septiembre.

  • Santuario de Ntra. Sra. de Cortes en Alcaraz

    La devoción a la Virgen de Cortes hunde sus raíces en el primer cuarto del siglo XIII. Su está levantado sobre el mismo lugar donde se reunieron las Cortes castellanas en 1265. Alfonso X el Sabio y su yerno Jaime I de Aragón fueron informados de la aparición de la Virgen y decidieron hacer una aportación para la ampliación de la iglesia y la construcción de una hospedería. Es lugar de peregrinación de gentes de muchos pueblos de los alrededores, de provincias limítrofes y de otras partes de España. La tradición nos dice que el 1 de  mayo de 1222, se apareció la Virgen a un pastor de Solanilla, población cercana a Alcaraz, en el hueco de una encina, pidiéndole que en ese lugar se levantara una ermita en su honor, donde Dios obraría grandes prodigios.

    La imagen de la Virgen, es una talla tardo-románica de finales del siglo XII o principios del XIII, del tipo de imágenes sentadas en un trono con el Niño sobre sus rodillas. No obstante la vista normal de la imagen es vestida dejando a la luz tan solo el rostro de la Virgen y la cabeza del Niño. Es precisamente en el siglo XVI, cuando se pide permiso a Felipe II para vestir la imagen con un manto. Los principales días festivos son el 1 de mayo, aniversario de la aparición, y el 8 de septiembre. Este último día se celebra una gran romería a la que acuden miles de peregrinos desde toda la comarca. Durante la noche anterior no dejan de llegar peregrinos a Alcaraz para acompañar a la Virgen en su regreso a Cortes. Muchos otros la esperan en su Santuario. Muy temprano, después de la misa en la parroquia de la Santísima Trinidad, sale la imagen de Alcaraz acompañada por una gran multitud.

    Todos los domingos se celebra la Eucaristía en el Santuario a las 11.30 de la mañana. Desde las 10.30 es posible recibir el sacramento de la Penitencia. Todos los sábados, a las 5 de la tarde hay exposición del Santísimo Sacramento y rezo del rosario.

  • Santuario de Ntra. Sra. de la Encarnación en Tobarra

    El Santuario de Ntra. Sra. de la Encarnación, situado en el antiguo cerro de San Sebastián (ahora de la Encarnación), podría tener sus orígenes en la Ermita de Santa María, citada en las Relaciones Topográficas de Felipe II de 1576, aunque no se detalla su ubicación. Fue declarado Monumento de Interés Histórico – Artístico Nacional el 27 de Noviembre de 1981.

    Hasta la construcción de la Parroquia de la Asunción de Ntra. Sra. (1546 – 1616), ejerció como parroquia principal del pueblo. Al parecer, este Santuario, tras la repoblación castellana, en el siglo XIII, fue construido inicialmente para venerar la imagen del Stmo. Cristo de la Antigua encontrada en una sima del mismo cerro, donde sería ocultada durante la dominación islámica. La mayor parte del edificio acabaría levantándose entre los Siglos XV y XVIII, donde adquiere mayor importancia. Tanto es así que hasta aquí llego en su peregrinaje San Vicente Ferrer predicando en el mismo el día 24 de Abril de 1411. A lo largo de los siglos, el templo fue ampliado según crecía la población devota, superando en importancia otras ermitas de la zona.

    Consta de tres naves, dos de ellas cubierta con bóvedas de crucería y la tercera con un artesonado mudéjar con decoración de lazo y piña mocárabe y motivos vegetales, que pudiera ser la parte de la primitiva ermita. Dichas paredes también están decoradas con pinturas murales de finales del S. XVI, recuperadas y restauradas en la década de 1990.

    En su interior también se encuentran los dos camarines de los Patronos de Tobarra.

    El Camarín de la Virgen de la Encarnación, sencilla sala rectangular con techo plano,  debió construirse a finales del XVII o principios del XVIII, representan escenas de la Virgen y de Cristo. Siguiendo el orden narrativo de las escenas se sitúan desde la boca del camarín a la derecha: La Inmaculada Concepción, la Anunciación,  la Adoración de los pastores, la Adoración de los Reyes, la Familia de María, la Soledad, la Flagelación, Camino del Calvario, y, finalmente, la Crucifixión. Junto a su valor estético e iconográfico, se junta el histórico, ya que cada una de ellas revela a sus donantes, que aparecen inscritos en ellas.

    El Camarín del Stmo. Cristo de la Antigua, data de finales del  XVIII, siendo el espacio más lujoso con elementos del estilo rococó. El pavimento se compone de ricos azulejos valencianos realizados en Manises. La decoración de la cubierta esta recargada de cenefas y motivos vegetales que resaltan las representaciones de los cuatro evangelistas en las pechinas, la iluminación que penetra a través de los huecos del  tambor de la cúpula y los símbolos de Cristo (Signa Christi) en la misma.

    Las dos tallas de los patronos, son copias de las destruidas en julio de 1936; la de la Stma. Virgen de la Encarnación y trono son del escultor valenciano José Diez López, años 50 y la del Stmo. Cristo de la Antigua, de autor desconocido, años 40.

    Ambas imágenes, son trasladadas y pujadas del segundo al cuarto fin de semana del mes de mayo, desde el Santuario hasta la Parroquia de la Asunción de Ntra. Sra. con motivo de las Fiestas Patronales de la localidad, donde se les realizan eucaristías, ofrenda floral, novenario y procesiones hasta el regreso al Santuario.

    Todos los viernes por la mañana se celebra la Eucaristía en el Santuario, además de otras celebracones religiosas durante el resto del año.

Subir