De la iniciación cristiana a las «iniciaciones cristianas»: testimonios diversos para unos destinatarios plurales

24 de Junio de 2018

Podríamos comenzar diciendo que la iniciación cristiana está viviendo hoy un momento delicado o de crisis, por la sencilla razón de quela iglesiaempeñando miles de personas, de horas y de esfuerzos ve que “no engendra los hijos que debiera”. No hay una correspondencia entre el esfuerzo y el fruto. En toda Europa se está dando una interrupción de la transmisión de la fe.Se están perdiendo y desgastando los cauces tradicionales de transmisión: familia, escuela, sociedad y cultura. Y todo esto se debe en parte en que hay realmente una discrepancia entre lo que se pide a la iglesia con lo que la iglesia quiere ofrecer y a queestamos viviendo una situación de pastoral de mantenimiento y de un cristianismo meramente sociológico.

Antes de continuar quiero dejar claro que, aunque en este artículo se hable de dificultades y se haga cierta autocritica a algunas prácticas pastorales, para nada pretendo hacer una reflexión negativa, o instalarme en la eterna queja en la que estamos inmersos desde hace muchos años, todo lo que diga hay que verlo como un reto y como una propuesta de reforma y de mejora en algunos aspectos.

¿Pero a que nos referimos cuando hablamos de iniciación cristiana?

La iniciación como realidad antropológica se define como un proceso concreto de adaptación y aprendizaje que una persona se ve obligada a vivir respecto a un ambiente determinado, al cual quiere incorporarse o desea pertenecer. Etimológicamente significa: “entrar dentro de”. Los tres elementos fundamentales: el aprendizaje, socialización y un proceso.

Si hablamos de Iniciación Cristiana, nos tenemos que situar en el contexto evangelizador de la iglesia, ir a los orígenes y escuchar el propio mandato de Cristo: “Se me ha dado pleno poder en el cielo y en la tierra. Id y haced discípulos de todos los pueblos, bautizándolos en el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo; y enseñándoles a guardar todo lo que os mandado. Y sabed que yo estaré con vosotros todos los días hasta el fin del mundo.” (Mt 28,16-20).

Situándonos en la misión de la Iglesia Evangeli Nuntiandi 36 nos dice:“La Iglesia existe para evangelizar”.

Apoyándonos en lo que dicen los obispos españolesla iniciación cristiana es “la inserción de un candidato en el misterio de Cristo, muerto y resucitado, y en la iglesia por medio de la fe y los sacramentos”.

Cuando hablamos de inserción, estamos hablando de la necesidad de un itinerario de fe, de un camino que recorrer para poder alcanzar esa comunión con Cristo y esa incorporación viva y activa en la iglesia. Podríamos poner el ejemplo de un noviazgo o un noviciado.

El Catecismo de la iglesia católica lo define asíen el número 1229: “desde los tiempos apostólicos, para llegar a ser cristiano se sigue un camino y una iniciación que consta de varias etapas. Este camino puede ser recorrido rápida o lentamente. Y comprende siempre algunos elementos esenciales: el anuncio de la palabra, la conversión, la profesión de fe, el bautismo, la efusión del Espíritu Santo y el acceso a la comunión eucarística.”

  • La inserción también supone la conversión del candidato, un proceso interior de transformación que debe ser acompañado.
  • No podemos olvidar que todo esto nace como un Don de Diosy se realiza por medio de la mediación maternal de la iglesia.
  • Imagen de la iniciación cristiana es la iglesia madre que da a luza sus hijos en la fe, especialmente en los Sacramentos.

ITINERARIOS DE INICIACIÓN CRISTIANA

  • El itinerario de Iniciación Cristina (IC) tiene que tener una parte catequética, una parte litúrgica sacramental y una parte espiritual.
  • El esquema fundamental de IC que la Conferencia Episcopal Española propone como modelo es el del catecumenado antiguo, vamos a hacer un a pequeña revisión de nuestra practica pastoral a través de este itinerario que también nos ofrece el Ritual de la Iniciación Cristiana de Adultos:

a. PRECATECUMENADO o precatequesis:

  • Tiempo del primer anuncio y el despertar religioso
  • Tiempo de la propuesta y de despertar el deseo.
  • Tiempo no reglado informal.
  • Tiempo precioso para trabajar con los padres, con los jóvenes y con los niños más pequeños.
  • ¿Qué experiencias ofrecemos de este tipo?
  • Experiencia de oratorio del despertar con padres, catequesis del buen pastor… 

b. CATECUMENADO o catequesis:

  • Lo que más conocemos y mejor hagamos
  • Tener en cuenta las tareas de la catequesis.
  • Una catequesis fragmentada, escolarizada y meramente sacramental.

c. ILUMINACIÓN o preparación inmediata:

  • Preparación inmediata siempre precedida de lo demás.

d. RECEPCIÓN DE LOS SACRAMENTOS

  • Orden y la unidad de los sacramentos de IC

e. MISTAGOGÍA

  • Catequesis que siguen profundizando en lo que ha recibido.

f. NOTAS COMPLEMENTARIAS:

  • Escrutinios y ritos de paso
  • ¿Qué pasa con la iniciación de adultos?
  • La formación de los catequistas
  • Diversidad de candidatos 

CONCLUSIONES Y RETOS:

  • Concebir la Ic como un itinerario gradual…con todas sus partes.
  • No olvidar el objetivo principalde la Ic.
  • Mas que enseñar o educar introducir el termino acompañar procesosy personas.
  • No saltarse pasos en los itinerarios: despertar y el primer anuncioson necesarios. Inventar experiencias de este tipo: actividades en los tiempos fuertes y en verano.
  • Desescolarizar la Ic en fechas y lenguaje.
  • Desacramentalizar la IC: quitar celebraciones privadas
  • Abrir nuevos caminos de iniciación paralelosa los procesos actuales
  • Todo esto sin precipitación y sin dramatismo
  • Con un criterio de unidad…desde una reflexión compartida.
  • Basándonos en los catecismos oficiales.
  • Formación y especialización de los catequistas.
  • Procesos más flexibles.

PROPUESTAS:

  • Dejar la eterna y estéril queja y abrir foros de dialogo y reflexión.
  • Que se vayan haciendo en todas las parroquias experiencias concretas de despertar religioso y primer anuncio con padres y niños.
  • Que se incorpore la catequesis familiar u otros itinerarios. como itinerario paralelo al actual.
  • Que se simplifique y se quiten las celebraciones privadas de primera comunión.
  • Que se coja el modelo catecumenal como opción e inspiración.
  • Que en definitiva las parroquias abran nuevos caminos adaptados a las necesidades de las personas.
  • Ofrecer una formación especializada para los catequistas.

Una pequeña aclaración al título, ya que desde el principio y aunque este escrito entre comillas, a mí me “chirria” la expresión: iniciaciones cristianas, ya que podríamos decir que iniciación cristiana atendiendo a su origen y a su meta solo hay una, pero en cuanto a itinerarios y formas de llevarla a cabo puede haber tantas iniciaciones como personas. Por tanto, mejor que hablar de iniciaciones cristianas es mejor decir distintos itinerarios de iniciación cristiana.

Compartir