Maranatha: 25 años en el mundo de la música

6 de Agosto de 2017

“Maranatha' es un pequeño milagro, nosotros sí que creemos en ellos. Somos de Caudete de las Fuentes un pequeño pueblo de la provincia de Valencia en la comarca de Utiel-Requena. A raíz de la preparación para la confirmación y la participación en campamentos de la parroquia (allá por los 90) formamos un coro para animar las celebraciones, ese fue el germen de nuestro grupo. A partir de ahí empezamos a caminar y no sabíamos lo que el Señor nos tenía preparado.

Fuimos conociendo a muchos grupos de música de Fe como Alborada y Brotes de Olivo. Participamos en festivales de música cristiana como el David y la ruta Gente Joven, eso supuso un aluvión de experiencias. Sentimos la música como vehículo para rezar, transmitir nuestra experiencia de fe y sobre todo colaborar en las celebraciones de nuestra parroquia. Eso hizo que poco a poco fueran surgiendo temas nuestros que nacen de las propias experiencias del grupo y los momentos de oración.

“Maranatha' significa “Ven señor Jesús” o “el Señor Jesús viene” era un tema de Brotes de Olivo que cantábamos frecuentemente y lo adoptamos como nombre para nuestro grupo por el significado, la necesidad de decirle a Dios que venga a nuestra vida. Desde entonces ha sido un caminar de más de 25 años de vivir la fe juntos intentando compartir con quien nos lo solicita gratuitamente la experiencia de la fe con nuestra música.

Es un don que entendemos recibido gratuito y gratuito lo queremos dar. En esta era digital que vivimos nos alegra saber que nuestras canciones se descargan gratis de lugares dispares del mundo, ¡ojalá que hagan bien!

Hemos palpado como a pesar de nuestra pobreza, “ires y venires” e incoherencias el Señor utiliza los dones que humildemente le ofrecemos para ir abriéndose paso en el mundo. Un amigo ahora sacerdote joven de la provincia de Valencia nos confesó pasado un tiempo, que fue en uno de nuestros conciertos donde sintió con fuerza la llamada del Señor a la vida consagrada en el sacerdocio.

A lo largo de estos años hemos tenido múltiples experiencias de conciertos acumulando anécdotas varias, hemos cantado en cárceles, plazas de pueblo iglesias y catedrales.  Aunque fundamentalmente hemos tocado en la provincia de Valencia también nos hemos desplazado a Albacete, Cuenca, Almería…Allí donde vamos nos acompañan nuestros hijos los cuales también participan tocando en algunos temas la flauta travesera y pensamos que esta actividad pueda ser para ellos motivo de tener un encuentro personal con Dios.

También colaboramos con otros grupos de música católica cuando nos lo piden. Recientemente estamos acompañando en algunos conciertos a Judit Morales del grupo Brotes de Olivo. Estas experiencias de compartir con otros artistas cristianos nos han enriquecido enormemente y animado a seguir en la brecha.

En el año 1999 algunos de nuestros miembros vienen a vivir a Albacete por motivos de trabajo por lo que “Maranatha” también se vincula a esta diócesis de una forma especial, sobre todo a nuestra parroquia de aquí, Santo Domingo de Guzmán y al colegio de Dominicas Nuestra Señora del Rosario donde participamos llevando una oración mensual para familias del centro.

En un tiempo como el actual en el que el dialogo entre creyentes y ateos no es fácil, pensamos que la música como arte que es puede ser un instrumento que nos ayuda a trasmitir experiencias tan difíciles de expresar como es la experiencia de Dios. La música y las canciones “pasan dentro de la casa sin llamar” todos lo hemos experimentado en alguna ocasión. Cada vez hay más evidencia científica comprobada en cuanto al poder de las melodías en nuestro cerebro. Una sencilla canción nos puede llegar a lo más íntimo de nuestro ser siendo semilla transformadora, a veces más que el mejor de los discursos. Así lo hemos vivido nosotros, y así lo queremos expresar con nuestras canciones.

Recientemente pudimos compartir un concierto-oración en la catedral de San Juan con motivo de la jornada promovida por el papa Francisco de 24 horas con el Señor, para nosotros fue un regalo. Eso queremos ser: Iglesia abierta que acoge a todos en su peculiaridad y los acerca a Dios. ¡Nos vemos pronto!

Compartir