Oratorio de Verano

17 de Julio de 2017

El Sistema Preventivo, del que fue el gran impulsor S. Juan Bosco sigue en plena actualidad, y cabría decir, que hoy lo está más que nunca.

Con frecuencia vemos a niños y adolescentes deambulando sin saber qué hacer, algunos se pasan horas y horas encerrados en casa con la TV, el ordenador o la videoconsola, otros viven aislados, encerrados en su mundo.

San Juan Bosco nos ha enseñado lo importante que es en la vida tener experiencias positivas y gratificantes, que la felicidad no está en encerrarse en uno mismo, sino en compartir, ser solidario, ayudar a los demás, construir a nuestro alrededor un ambiente de alegría, de sana diversión,  y también de responsabilidad en el cumplimiento de los propios deberes y compromisos contraídos.

Juan Bosco de niño ya entretenía a sus compañeros narrándoles historietas, y organizando  juegos y haciendo malabarismos; de adolescente fundó la “Sociedad de la Alegría” con sus compañeros de Instituto para divertirse sanamente y ayudarse a cumplir con sus deberes de estudiantes y de cristianos.

De sacerdote reunía a los muchachos que deambulaban por las calles de Turín para darles clase de catecismo, un bocadillo y ocasión de divertirse con gran variedad de actividades: música, cantos, juegos, teatro, a lo que le llamaba “Oratorio”.

Siguiendo la tradición de S. Juan Bosco, la Parroquia de San Pablo organizan todos los años en verano actividades para los niños y jóvenes. Ahora, en la Parroquia de S. Pablo, organizan el “Oratorio”, que en Albacete se conoce como “Escuela de Verano”.

Durante el mes de Julio, del 17 al 27, decenas de niños y adolescentes, de 10 a 13,30 se reunen en los locales de la Parroquia para realizar diversas actividades lúdicas, culturales y formativas. Además tenemos programadas actividades en piscina y una excursión a los pueblos de la provincia.

Además, del 7 al 13 de agosto,  se está organizando un campamento en El Sahuco donde la convivencia y amistad se acrecientan, haciendo de estos meses de verano una experiencia inolvidable.

Estas actividades se pueden realizar gracias a la generosidad y disponibilidad del equipo de voluntarios, catequistas y animadores del Centro Juvenil “Fiesta del Árbol” de la parroquia de San Pablo, que las organiza y anima, para ellos es una experiencia intensa y muy gratificante de voluntariado social y pastoral.

Compartir