Algunas personas no dan nada. Otras solo la mitad. MEJOR2

10 de Abril de 2017

Un año más, una vez abierto el plazo oficial para la presentación de la declaración de la renta, Cáritas vuelve a proponer a todos los contribuyentes marcar de manera conjunta las dos casillas solidarias de la asignación tributaria: la destinada a la Iglesia católica y la de Actividades de Interés Social.

Con el lema “Algunas personas no dan nada. Otras solo la mitad. MEJOR2”, Cáritas quiere llamar la atención de los ciudadanos sobre la posibilidad que tienen de multiplicar por dos su compromiso solidario a través de la Declaración de la Renta. Al marcar ambas opciones de forma simultánea, los ciudadanos estarán colaborando a la vez, y sin coste añadido alguno, con un 0,7% de su base imponible a sostener la acción de la Iglesia y con otro 0,7% a apoyar los fines sociales que desarrollan Cáritas y otras muchas organizaciones que reciben fondos del IRPF para financiar una parte de su labor solidaria.

Muchos contribuyentes desconocen que tienen en sus manos la posibilidad de marcar conjuntamente las dos casillas solidarias en la Declaración de la Renta y poder ayudar el doble a las personas más vulnerables. Esta opción no afecta en absoluto a la cuota final de la declaración como tampoco significa que se vaya a pagar más ni que se reduzca el importe a devolver, sea cual sea el resultado de nuestra declaración.

En el ejercicio del año pasado, de los casi 19,5 millones de declarantes, 4.088.107 marcaron conjuntamente las dos casillas, lo que supuso un aumento del 10 por ciento con relación al ejercicio anterior. Sin embargo, un 30 por ciento de los contribuyentes no marcan ninguna de las dos casillas solidarias, con lo que el importe de la asignación tributaria de sus declaraciones pasa a engrosar directamente las arcas del Estado.

Cáritas, como entidad del tercer sector de acción social, recibe fondos para sus proyectos sociales aportados por los contribuyentes a través de la casilla de “Fines Sociales”, y como Confederación oficial de las entidades de acción caritativa y social de la Iglesia católica, recibe también apoyo financiero de la Conferencia Episcopal Española, una parte de cuyo sostenimiento procede de las aportaciones que se recaudan mediante la casilla destinada a la “Iglesia católica”.

Los efectos de la pobreza en las personas más vulnerables pueden ser invertidos gracias a la acción colectiva, el tejido social y las políticas públicas. De ahí la importancia que para Cáritas tiene el compromiso que los ciudadanos manifiestan a través de su Declaración de la Renta, que permite a la Institución sostener los programas de promoción de las personas a las que acompañamos para que recuperen su autonomía y accedan a una vida digna como ciudadanos de pleno derecho.

Compartir