CLAUSURA DEL CINCUENTENARIO DE LA CORONACIÓN

03/12/2006

El día 7 de diciembre del año 2005, con la celebración de la Eucaristía en la S.I. Catedral, a las 10 de la noche, y posterior traslado de la Virgen de los Llanos en procesión a la parroquia de la Purísima, procedíamos a la apertura de la celebración del Cincuenta Aniversario de la Coronación Canónica de la imagen de la Virgen de los Llanos, Patrona de la Diócesis y de la Ciudad. Ha sido un año intenso, emotivo y lleno de actividades, todavía presentes en nuestras memorias y presente en los programas que se hicieron, que ya son parte de nuestra historia escrita y de las tradiciones que enriquecen la vida de un pueblo y de una ciudad.

Hemos crecido en devoción y cariño a la Virgen de los Llanos, por su intercesión hemos conocido más el Evangelio y la persona de Jesús y hemos aprendido a amar más a los hombres y a Dios. La presencia de la Virgen en todas las parroquias de la Ciudad avivó la vida de cada comunidad gracias al esmero que se puso en la preparación. Los diversos actos organizados durante el año acercaron a la Virgen de los Llanos a la peculiaridad de cada sector: enfermos, ancianos, jóvenes, etc. Nos hemos sentido unidos a María en la oración y a través de la belleza de la poesía, del arte, de la música y de la canción.

La Ciudad ha vibrado como Ciudad Mariana sacando a la luz del sol primaveral su devoción y su emoción en aquella tarde entrañable de la Ofrenda Floral y en aquella mañana radiante de la Misa Pontifical.

El día 7 de diciembre, a las 10 de la noche, tendremos en la S.I. Catedral la Eucaristía de clausura del Cincuenta Aniversario de la Coronación. En el recuerdo, que disimula la ausencia, nos acompañará D. Francisco Cases y en la ilusión, que adelanta la presencia, estará con nosotros D. Ciriaco Benavente, nuestro nuevo pastor. En la celebración de la Eucaristía la Coral de Cámara de Pamplona cantará la Misa Beata Mater de Francisco Guerrero (1528-1599) con motetes marianos y con textos del Cantar de los Cantares.

Esta Eucaristía de la Vigilia de la Inmaculada es una celebración de acción de gracias a Dios, a la Virgen de los Llanos, a las personas, instituciones y autoridades que han colaborado en la celebración del Cincuentenario y a todas las personas que han participado en este acontecimiento mariano.

Con esta carta os invito a los sacerdotes, religiosas, parroquias, asociaciones y comunidades de la Ciudad a esta Eucaristía con la que clausuramos la celebración del Cincuenta Aniversario de la Coronación.

D. Luis Marín Navarro, Administrador Diocesano de Albacete

Compartir